miércoles, 11 de julio de 2012

El placer que me causa descubrir la verdad

El amigo que está en silencio con nosotros, en un momento de angustia o incertidumbre, que puede compartir nuestro pesar y desconsuelo... Y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ése es el amigo que realmente nos quiere.
Aquél que sólo valora momentos de risa y que se nos acerca por interés, ése es el verdadero enemigo. Aquél que viene con aparentes buenas intenciones, pero se nos arrima sin el objetivo de forjar una relación de verdad.
Aquél que mata con sentimientos falsos... el que llega a través del engaño.
El que un día desaparecerá de tu lado y, con suerte, lo hará en silencio y sin dejar huella; o quizás lo haga dejando a su paso un rastro de traición y angustia.
Sea como sea, bendito día el que ocurra, pues no hay nada que me cause mayor felicidad que la verdad, aunque duela, seré liberada de una pesada carga, y es por eso que agradezco desde lo más profundo la marcha de dichos personajes de mi vida.
A andar, se aprende andando, y hoy aprendí con quién puedo recorrer el camino, en quién puedo confiar ;)

1 comentario:

  1. Que razón tienes... Una entrada preciosa, sigue escribiendo!

    ResponderEliminar