viernes, 2 de diciembre de 2011

Blablablablablabla...

Es frustrante no comprender los mensajes que recibes todo el tiempo. Y con mensajes no me refiero a un sms o a un privado de tuenti, ni siquiera a una mitológica carta en el buzón. A lo que yo quiero hacer referencia es a la información que todo aquello que te rodea te está mandando las 24 horas del día.
Se llaman sonrisas, miradas, palabras, frases. Se llama sociedad. Me refiero a cuando alguien intenta decirte algo y no eres capaz de captar una mínima parte del contenido de dicho mensajito.
El ser humano necesita estar en contacto con el medio en el cual se desarrolla, y esto no es nada nuevo.
Pero hay una sensación que iguala el nivel de impotencia que te causa este hecho: no entenderte a ti misma en absoluto.
Oh... si yo te contara no querrías estar en mi cabeza loca. Oh... y si de verdad te contara... no querrías ni asomarte al abismo de mi corazón, bien pensado, el que más problemas me causa.
Parece que hablamos idiomas totalmente distintos. Empiezo a creer que me vacila a su antojo, sinceramente. Sí, tan penoso y lamentable como cierto.
Pero es que de verdad, no sé qué quiere. No sé qué busca, qué pide, qué espera encontrar, por no saber ni sé qué demonios está haciendo ahora mismo. Creo que se encuentra en esa época rebelde en la que tiende a llevarme la contraria siempre que le resulte posible.
Imagínate el minuto 22 de una hora de un día en un calendario, y un sentimiento unido a dicho minuto. Ahora imagínate el minuto 25 de la misma hora del mismo día del mismo calendario, y el sentimiento más inoportuno, estúpido e ilógico, lo más distinto posible al anterior nombrado. Ponte en situación, vive un poco la confusión que esto me produce. Bien, pues creo que ahora estás un poquito más cerca de entender lo que yo estoy pasando ahora mismo.
A lo mejor debería guiarme por mi instinto, rollo místico, pero es que creo que se ha hecho cómplice de mi indeciso corazón, y no está dispuesto a contribuir a la causa.
También se me viene a la mente la idea de pegarme un tiro, pero me da que no lo haré, sería demasiado fácil y rápido, no me va con una chica tan complicada e impredecible como yo.

Mientras pienso en qué hacer y continúo descifrando códigos y jeroglíficos variados, voy a quitarme el mono que tengo dejando a mi alma tomar una buena calada de mi droga favorita: ON / Pista 1/ Play/ ♪♫...


2 comentarios:

  1. Me encanta Soñadora!
    sigue escribiendo con este talento!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar